Vulnerabilidad social y tuberculosis: un círculo vicioso