Las bondades de los datiles

Resumen

Desde mi niñez he disfrutado de este fruto, en Cartagena mi ciudad natal, no se conseguían fácilmente, eran sumamente costosos, pero en la colonia libanesa era un manjar que en algunas ocasiones nos dábamos el gusto de disfrutar de este fruto seco, que para un niño podía tener un aspecto extraño, sin embargo una vez se prueba, difícilmente se olvida, por ello quiero compartir con los lectores de mi grata experiencia.

https://doi.org/10.18041/1909-2288/revistacultural.1.2020.8430
PDF
Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia internacional Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.