COVID: un encuentro inusitado